Mi primera experiencia Folk

Mi primera experiencia Folk

By For All Folks

Mi primera experiencia Folk

Texto por: Lola Mendoza 

Tengo que confesar que no amo las rutinas de skincare… O, más bien, que no las amaba, hasta que descubrí a For All Folks. Siempre entendí la importancia de cuidar, por ejemplo, el rostro, pero eso de andar por la calle o irme a dormir con la cara llena de grasa -cosa que me pasó cada vez, con cualquier crema, de cualquier precio-, terminó por echar atrás todas mis pretensiones de ser una de esas mujeres que cuida su piel e intenta mantener su tersura, su elasticidad, prevenir las manchas de la cara y, para-qué-decir-que-no-si-sí, busca el milagro anti aging.

Agotados, como digo, mis intentos de fijarme rutinas de belleza, un día mi hijo más chico me platicó de una nueva marca de productos para rostro y cuerpo: “¿No te animas a probar For All Folks, ma? ¡Te juro, lo que hacen está buenísimo!”. Fue así como acabé recibiendo en casa dos de sus productos: la crema para la cara Face Cream y el Super Booster. 

 

 

¡Ay! ¿Para qué? ¡Amor al primer contacto! 

Les platico mi primera experiencia For All Folks: después de una limpieza facial profunda, mezclé poquito de Face Cream y unas gotitas del Super Booster (porque es un aceite o, más bien, un mix de aceites) y me apliqué esta mezcla en el cutis: magia pura. Lo primero que me atrapó -¡gracias a la vida!- es que la Face Cream es increíblemente ligera Y NO TE DEJA LA CARA GRASOSA. Si a esto le sumas que el Super Booster potencia su luminosidad y la convierte en una de estrella de cine, ¡imaginen mi sensación! De hecho, ya no necesito maquillaje (bueno, no mucho, ejem...). Mi nuevo Folk-Style: Face Cream + Super Booster + máscara para pestañas + brillo labial… et voilà !

 

 

Agradecida por, al fin, poder pertenecer con propiedad a la tribu de mujeres que cuidamos nuestra piel, comencé a buscar más información sobre mis dos nuevos aliados de la vida. Ocurre que For All Folks trabaja solo con ingredientes naturales y pone un acento importante en la Caléndula: en la potencia de sus propiedades. En el caso de la Face Cream, además de la Caléndula tiene Geranio y Romero (¡por eso huele tan rico!), más Aloe Vera, Ginseng y Manteca de Karité. Y, ¿qué significa todo esto? Que cada que te la aplicas, obtienes: hidratación, astringencia, elasticidad, suavidad, relajación y flexibilidad.  Es ideal para todo tipo de piel: piel mixta, piel grasosa, piel seca. Por su parte, el Super Booster suma a su base de Aceite de Caléndula: Aceite de Jojoba, Aceite de Onagra y Aceite de Avena. ¿Beneficios de esta combinación? ¡Muchísimos! Nutrición e hidratación profundas, regula la grasa de la piel, acelera la regeneración celular, aclara las ojeras y disminuye líneas de expresión o marcas. 

Imagino que ya se dieron cuenta: ahora soy toda una Folk.  ¿Listos para su primera Experiencia-Folks?